Manchay: Entrega de canastas, familias necesitadas

0
1213

Por: Lenon Rivera

La situación actual de la crisis sanitaria en la que vivimos, producto de la pandemia del virus llamado Covid-19, ha afectado a muchas personas a nivel mundial y nuestro país no ha sido la excepción. Ya son 17 837 infectados y 484 personas han perdido la vida injustamente -quizá me refuten o puedan creer que algunos fueron imprudentes al no cuidarse- pues este virus ha sido como una bella durmiente que al despertar generó el asombro en todo el mundo, un mundo donde la humanidad, en el primer momento, tomó poco interés y cero relevancia.

Sin embargo, los más afectados son las personas de clase baja, esa mayoría olvidada, los invisibles ante la sociedad, aquellos que son recordados cuando se prestan para campañas políticas; el golpe tan fuerte como el desprecio de una mirada, no solamente por la salud, sino por la situación económica en la que viven actualmente. Esas personas, que también sienten y se frustran por la crisis que pasan y no pueden hacer nada, son ignoradas por autoridades, llenas de vanidad interna y muestra de corrupción en plena emergencia nacional.

No diremos que son todos, tampoco seamos subjetivos e incoherentes, pero muchos de los que están arriba, aún siguen teniendo esos mismos privilegios y malas mañas, sino veamos los casos frecuentes en los últimos días: policías coimeando, médicos negociando con pruebas a S/30, regidores repartiendo canastas a sus familiares y alcaldes que no usan todo el presupuesto dado por el Estado.

En ese sentido, Pachacámac, distrito con gran cantidad de familias en pobreza y extrema pobreza, alrededor de doscientos mil habitantes, dentro de ellas Manchay, vienen siendo los más perjudicados por la carencia, sobre todo, de alimentos y la necesidad de poder sobrevivir durante estos días de cuarentena. Si bien es cierto, nos afecta a todos, empero hay otros que la pasan muy mal a pesar de lucharla día a día para que el pan no falte en la mesa… Entonces, allí entra el papel fundamental tanto del Gobierno central y el municipio correspondiente para la ayuda humanitaria a cada familia vulnerable.

La pregunta es la misma para todos: ¿se están tomando las medidas correctas? ¿Hay trasparencia en la distribución de canastas? ¿El mapeo de la identificación de familias necesitadas es la correcta? En teoría es una cosa; sin embargo, en la práctica es otra, y más aun cuando se da la indignación de muchas personas. Es cierto que solo se distribuyeron 6 250 canastas, y realmente no abastece para toda la población; no obstante, la distribución del pasado viernes 17 de abril fue paradójica, puesto que hubo hasta sectores que recibieron no más de 5 canastas, mientras otras zonas tuvieron una cantidad distinta y mayor a la anterior.

La realidad es distinta, hay familias que no han recibido nada, cero a la izquierda: ni bono familiar, ni independiente, por último ni canasta. Desde la alcaldía, la gerencia y subgerencia se toman las decisiones y la aprobación de la destinación, por ende, la responsabilidad recae en ellos, y al final todo será detallado en la forma cómo se llevó la ayuda y donación de víveres al pueblo manchaíno.

Por el momento, varios sectores ya se han pronunciado, tal cual es el caso de Upis la Merced, Praderas, Pampachica, Pedregal, Hijos del balcón, Portada 3 ampliación, Los claveles, Villa Hermosa, entre otras localidades más. La molestia en los vecinos está, la ofuscación también, y es entendible, la necesidad está siendo más poderosa, el hambre le está ganando la batalla al virus.